La ambientación de El Ojo Oscuro

La gente de Gyldenlanda los llama Optolitos. En las Tierras de los Tulamydas, se les conoce como Al-Satafri, los Ojos de la Noche. La mayoría de los aventurianos, sin embargo, conoce a estos orbes misteriosos como Ojos Oscuros. Se dice que los dioses mismos arrojaron estos objetos desde su fortaleza celestial de Álveran sobre la superficie de Dere, para ayudar a los héroes más grandes en tiempos desesperados y permitirles avistar lugares lejanos de Aventuria y otros mundos. Se rumorea que algunos de ellos permiten observar tiempos pasados, otros muestran el futuro, y algunos de ellos incluso están malditos, pues muestran imágenes que pueden destruir las mentes de los incautos. Solo unos pocos, elegidos por el destino, han llegado a poseer un Ojo Oscuro, y en más de una ocasión el orbe ha llegado a ser más una carga que una herramienta útil.

Si existe un elemento en El Ojo Oscuro que haya fascinado a los aficionados de medio mundo, sin duda es su ambientación. Este universo creado hace casi 35 años no ha parado de expandirse y evolucionar, y no solo con las diferentes ediciones del juego de rol de El Ojo Oscuro, sino también con las novelas, juegos de mesa, videojuegos y, lo más importante, con las creaciones y aportes de la comunidad de jugadores. Pero esto necesitaría una entrada en detalle que dejaremos para más adelante. Ahora vamos a centrarnos en hacer un breve acercamiento a la ambientación de El Ojo Oscuro, para que incluso quienes no han teniendo ningún contacto previo con este fascinante mundo puedan hacerse una idea a grandes rasgos de lo que encierra El Ojo Oscuro.

El Ojo Oscuro debe su nombre a los artefactos mágicos más intrigantes de Aventuria: los Ojos Oscuros. Estos objetos mágicos, raros y poderosos permiten a los usuarios ver lugares lejanos y vislumbrar escenas del pasado. Crear un artefacto de este tipo requiere una magia muy poderosa y una cantidad considerable de hierro meteorítico en bruto. Pocos lanzadores de conjuros han dominado los encantamientos necesarios. Cuando se completa con éxito, el hierro toma la forma de un orbe o un ojo.

Aventuria recibe su nombre del hijo de Phex, dios de los ladrones y el comercio, y Rahja, diosa del amor y la belleza. De esa combinación de audacia y pasión solo podía surgir Aves, patrón de los viajes y las aventuras. Y ¿de quién mejor podría tomar el nombre un continente tan extenso y variopinto, tan necesitado de héroes?

El corazón de Aventuria es el Reino Medio, un imperio gobernado nominalmente por la joven Emperatriz Rohaja, pero controlado en realidad por poderosos señores y señoras regionales. En las cordilleras que surcan este enorme reino se alzan los salones de los enanos, en lo profundo de las montañas. De ambas razas surgen héroes audaces que se esfuerzan por mantener el orden de los dioses.

Este orden se vio alterado hace años, cuando sirvientes humanos de los temidos archidemonios arrebataron una provincia al Reino Medio. Hoy día, estas Tierras Sombrías son hogar de invocadores y nigromantes demoniacos. Nada hay que preocupe más a los señores del Reino Medio que la posibilidad de que se alcen de nuevo los ejércitos de este lugar.

EOO demonio

El territorio al norte del Reino Medio es un escenario salvaje donde diversos pueblos viven en consonancia o en guerra con el entorno natural. Son regiones dominadas por bosques, montañas, bahías tormentosas y, lejos al norte, el inmisericorde hielo. Entre estos territorios pueden encontrarse: las Tierras de Orcos, peligrosamente próximas a la frontera noroccidental del Reino Medio; Thorwal, hogar de intrépidos marinos y saqueadores que veneran a un dios ballena llamado Swafnir y cuyos barcos amenazan las costas del oeste de Aventuria; las Piedras de la Salamandra, alrededor de las cuales se extienden los bosques y praderas hogar de los elfos, quienes alejan a cualquier intruso, sea orco o humano; y, por último, el valle del Svellt, un territorio fronterizo donde solo los más fuertes e intrépidos prosperan.

Al sur del Reino Medio se extienden regiones más civilizadas, culturas extrañas y antiguas que rivalizan con el gran reino en términos de cultura y prosperidad: el progresista Imperio Horasiano, hogar de artistas y poetas, así como de patricios, nobles y consejeros que hacen de la intriga su forma de subsistencia; Al’Anfa, el Hervidero del Sur, rebosante de intrigas y decadencia, y donde la vida de un extranjero tiene solo el valor que pueda alcanzar en el mercado de esclavos; el enorme Desierto de Khôm, controlado por las tribus novadíes del Califato, que amenazan a las caravanas tanto como el inmisericorde desierto; y finalmente, al este, las Tierras de los Tulamydas, gobernadas por sultanes y emires, y famosas por sus invocadores de djinns, sus astutos ladrones y sus bazares repletos de mercancías exóticas.

Con estas breves pinceladas sobre los diferentes reinos que componen Aventuria y la ambientación de El Ojo Oscuro nos despedimos, no sin antes recordaros que este juego de rol comenzará su campaña de financiación en Verkami el jueves 21 de febrero.

Actualización: este es el enlace a la página del crowdfunding de El Ojo Oscuro.

Como siempre, agradeceremos que compartáis esta noticia. Hasta pronto, aventurianos.

Visto 667 veces Modificado por última vez en Viernes, 01 Marzo 2019 01:07

About the author

Inicia sesión para enviar comentarios

Envíos gratis en pedidos superiores a 50€



Bárbaros de Lemuria, ya a la venta